Leon 17
Artículos
Línea horizontal

Benny Ibarra

Lecciones de un artista completo.
Por: Mario Preciado | Fotografía: Cortesía Niza Michelle Campuzano / Save The Children 05 de Junio de 2017
A principios de los 80 se formó en México el grupo Timbiriche, el cual nos permitió conocer al hoy cantante, músico, compositor y actor Benny Ibarra. Haber nacido en una familia de artistas, su innegable talento, regirse por una carrera libre de escándalos y poseer una actitud noble y desenfadada, lograron consolidar a este artista versátil.

La trayectoria de Benny Ibarra se ha extendido hasta hoy de forma exitosa y así lo ha sido desde hace 35 años. Benny es de esos artistas que respiran música y transpiran infinidad de proyectos interesantes; es un artista completo que cumple a sus seguidores de forma cabal ya sea en teatro, en la música o con proyectos altruistas como el hecho de ser Defensor de la Niñez con la organización Save The Children, con la cual ha colaborado desde hace 15 años. Platicamos con el hombre, el padre de familia y el artista, quien ha conquistado a los mexicanos desde su paso por Timbiriche y todavía hoy con proyectos histriónicos como ‘El hombre de la Mancha’, puesta en escena que por cierto, tendrá una gira próximamente en 16 ciudades del país.

 

Benny, llevas ya 15 años trabajando en pro de los niños. ¿Cómo te sientes de ser Defensor de la Niñez con Save The Children?

“Han sido poco más de diez años que llevamos creciendo juntos (…) he visto cómo ha crecido el trabajo de la fundación de manera exponencial en nuestro país. Empezamos trabajando con pocos niños y, pues ahora, estamos hablando de un trabajo impresionante (…) Empezamos con pocos estados y ahora ya son 18; sin embargo, todos sabemos que son muchos más y hay que apoyar, sobre todo al sur del país. Ya son más de 14 mil niños y niñas con los que está trabajando Save The Children y me enorgullece que el resultado sea claro”.

 

Existen varios programas de apoyo. ¿Podrías decirnos en la práctica en qué consiste tu participación con la organización?

“Soy alguien que alza la mano y que tiene la oportunidad de platicar contigo, de tener el micrófono en la mano de vez en cuando, de estar frente a las cámaras. Y, como artista, hago proyectos que sensibilizan a las personas, las acercan (…) Al final, (esa) es la doctrina del artista, entonces hay que utilizarla para vulnerabilizarnos y hacernos más conscientes de los problemas que existen a nuestro alrededor (…) Hay una pequeña armada de colaboradores de artistas y colegas que están apoyando la causa, han visto la seriedad de Save The Children México y  estamos concientizando cada vez a más y más personas. Esto lo hacemos a través de presencia física de los embajadores en los diferentes medios de comunicación (…) Esta campaña que saldrá a nivel televisión abierta en todo el país, invita a convertirse en embajadores de la niñez, a convertirse en Defensores de la Niñez –que es todavía más importante–, ayudarles a que tengan una educación de calidad; no educarlos solamente en cuanto a matemáticas, en biología, sino realmente educar a las familias enteras a que cuiden a los niños para que prevengan las enfermedades, a que tengan una mejor nutrición en edad temprana (…) y que tengan una mejor calidad de vida.

 

Invitamos a la gente a que se convierta en Defensores de la Niñez y que con sólo cuatro pesos pueden cambiarle la vida a las personas, cuatro pesos al día suena sencillo, pero al final son 1460 pesos al año y con eso le cambias la vida a muchos niños que viven en el país. Con un poco más de dinero (con 6 pesos, con 10 pesos) realmente nos apuntalamos a ser un gran cambio en el futuro del país (…) Hay que procurar la cultura del intercambio Kármico, el darle a los niños lo que más necesitan, y de esa manera enaltecer el corazón del mexicano en nuestro país. Es una labor noble sin duda, pero también, es una gran responsabilidad social”.

 

Hablando particularmente de tu carrera, son ya 35 años. Un artista completo como tú, ¿cómo logra seguir siendo creativo e innovador?

 

“Tengo la fortuna de haber empezado esto desde muy pequeño y eso me dio el tiempo necesario para ir desarrollando varias herramientas, por así decirlo. Me gusta obviamente hacer mi música, que es lo que la gente más conoce, y también trabajar nuevos retos. Ahora estoy en ‘El hombre de la Mancha’; hice una película que se llamaUn padre no tan padre’, tengo dos proyectos en puerta, pero todo esto obedece a la inquietud que tengo como artista a no quedarme tranquilo en casa, sino salir a buscar cosas que me exijan, que me reten, he tenido esa oportunidad y la he aprovechado con muchísimas personas que están conmigo. Y eso es lo que creo que todos absolutamente en el país deberían de tener: Oportunidades para desarrollarse y convertirse en la mejor versión de sí mismos”.

 

Supongo que también llega un momento en la carrera de un artista en la que sientes la libertad de hacer el proyecto que tú eliges. ¿En este punto eres más libre de decidir qué hacer y qué no no hacer?

“Siempre he sido muy afortunado en ese sentido, he logrado hacer los proyectos que he querido, siempre el tipo de discos que he querido –a veces para bien, a veces no tan bien–, pero creo que un artista debe ser libre en ese sentido. Es importante cuando trabajas con intuición, uno nunca sabe cómo van a reaccionar tus fans o la gente que admira lo que haces; hay proyectos que uno hace para su propia necesidad de crecimiento artístico, hay proyectos en los que incluyes más a las personas y los dejas jugar contigo. Se trata de un buen balance. Hago proyectos y discos que satisfacen mis necesidades artísticas, pero al mismo tiempo, también invitan a la gente a ser parte de ellos. Hasta ahorita me ha dado un buen resultado”.

 

 

Acerca de tus hijos, ¿qué les gusta hacer? ¿Seguirán tus pasos?

“Son niños que tienen su propio viaje. Les hemos dado como dicen, raíces y alas; creo que eso es una buena combinación. María está a un mes de graduarse de la Preparatoria en Boston, que es la misma preparatoria en la que yo estuve; y Mateo sigue con sus clases de Música, es feliz y, eventualmente, no sé, a los 14 años no le importa el futuro, lo que más le importa es qué hay de comer y, después de eso, qué hay de cenar. A María ya la aceptaron en las cinco universidades en las que se enroló, ahora va a decidir a cuál se va y se irá a hacer más cosas detrás de cámaras, literal, porque lo que ella quiere es ser fotógrafa. Pero, si pasado mañana decide cambiar de opinión, que lo podría hacer, ahí estaremos para apoyarla”.

 

¿Cuál es la mayor enseñanza que te gustaría dejarles?

“Que busquen la excelencia, la paz, que estén en armonía, que sean felices, que sean buenos seres humanos y que busquen crecer día a día, que sean gente de bien. Inclusive, recuerdo que María fue la que me trajo un día de la escuela unos chocolates para recaudar fondos para Save The Children, ella fue la que me despertó esta inquietud, eso para mí es importante, que sean niños conscientes y que regresen a la vida un poquito –o un mucho– de lo que nos ha dado a nosotros,  ellos también son Defensores de la Niñez a su edad”.

 

 

 

 

+INFO:

Conoce más acerca de Save The Children en www.savethechildren.mx o al teléfono 01 55 5538 4533 extensión 115.


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario