Leon 17
Artículos
Línea horizontal

Cambia las reglas del juego

Saca provecho de las oportunidades y dile no al auto sabotaje.
Por: Anna García Gollaz | Fotografía: Especiales 18 de Septiembre de 2017
Meter el pie cuando todo parecer ir en ascenso es un mal inconsciente, que muchos podemos padecer sin saber el por qué.

Por un momento, imagina que has estado encerrado durante mucho tiempo en una cueva totalmente en penumbras y que tu anhelo más grande es llegar a conocer la luz. ¿Qué crees que sucedería si una mano te tomara de pronto y te sacara abruptamente de esa cueva, para exponerte al rayo del Sol? ¿Sentirías una molestia insoportable en ese instante, al punto de querer volver al sitio de donde acabas de salir porque al final has aprendido a moverte en esa obscuridad que te es conocida y familiar? La luz repentina, después de tanto tiempo en cautiverio, podría llegar a causar en ti una gran incomodidad y rechazo, pues no tienes idea de cómo asimilar aquella sensación.

Este ejemplo es mi favorito si se trata de explicar cómo entiendo el sistema enfermo del auto sabotaje. Quienes crecimos en familias disfuncionales, padecemos este mal en algunos o muchos momentos de nuestra vida, sin ser conscientes de ello. ¿Por qué? La explicación es muy sencilla: Nos acostumbramos a vivir mal. Aunque lo sepamos y no estemos de acuerdo con ese destino y queramos cambiarlo, la verdad es que llegamos a entrar en una especie de zona de confort de la cual nos resulta muy difícil salir por nuestro propio pie. Y cuando la vida nos ofrece esa oportunidad, no sabemos cómo tomarla, simplemente nos aterra, nos paraliza y nos boicotea.

Estas oportunidades se pueden dar en forma de un ascenso laboral, una pareja extraordinaria, un negocio millonario e, incluso, las vacaciones de nuestros sueños; sin embargo, al encontrarnos en estas circunstancias tan anheladas, nos descubrimos pensando, diciendo o haciendo algo absurdo que hace que arruinemos sin explicación aquello que tanto habíamos querido lograr. Es decir, volvemos a la cueva obscura sin remedio, en donde viviremos frustrados, enojados e infelices, pero absurdamente cómodos, porque es como nuestro hábitat natural. Ésta es una característica frecuente en los hijos adultos de familias disfuncionales, como lo menciono en mi libro.

Nuestras creencias y nuestra experiencia de vida, nos llevan a procesar erróneamente en nuestro inconsciente que: “No somos merecedores”, “No tenemos derecho”, “No podemos”. Recordemos que el inconsciente es tan poderoso que se encarga de generar las circunstancias que le confirmen sus creencias más arraigadas.

¿Qué podemos hacer entonces para hacer conciencia de lo que nos sucede y el por qué nos sucede? Cuando la vida nos vuelva a regalar otra oportunidad, debemos darnos cuenta que esa sensación, incómoda e inexplicable, frente a algo que se supondría sólo causarnos felicidad y entusiasmo, tendrá que ser afrontada de manera diferente, con paciencia y calma, para ir asimilando poco a poco la luz que se nos está mostrando, sin salir corriendo a refugiarnos de nuevo en la obscuridad. Así, el auto sabotaje frente al auto conocimiento y auto regulación, queda totalmente desarmado. ¡Mucho éxito y hasta la próxima!

 

 

Anna García Gollaz - Coach personal y de pareja.

Autora del libro 'Mientras tú bebías' (Ediciones Urano).

Tel.: (477) 3244987.

Facebook: Anna García Gollaz Mientras tú bebías.


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario