Leon 17
Artículos
Línea horizontal

Claudia Álvarez

A la conquista de nuevos comienzos
Por: Mario Preciado. 04 de Julio de 2017
Con el tiempo, Claudia Álvarez se ha demostrado a sí misma y a su familia que no se equivocó cuando sintió el llamado por la actuación. Con una feliz vida en matrimonio con el productor de cine Billy Rovzar, y una trayectoria que rebasa los diez años, la actriz está por estrenar un nuevo melodrama: ‘En tierras salvajes’.

Por: Mario Preciado.

Fotografía: Christopher Esqueda.

Make Up: Vicente Montoya.

Hair: Gabriela Montes de Oca.

Stylist: Dani Reyes.

Joyería: Tous.

 

A finales de 2016, la actriz mexicana Claudia Álvarez contrajo matrimonio con el productor de cine Billy Rovzar, este 2017 ha logrado consolidar su vida en matrimonio e involucrarse nuevamente en proyectos profesionales que le siguen exigiendo como actriz; ‘En tierras salvajes’, a estrenarse este verano, es la telenovela más reciente que trajo de vuelta a Álvarez a la pantalla chica, una historia de los mismos creadores de ‘Velvet’ y ‘El gran hotel’, lo cual de por sí ya es garantía de calidad. Entre las grabaciones de ‘En tierras salvajes’, Claudia nos brindó un momento de su día para platicar acerca de las bendiciones, que asegura, han colmato ésta que es la mejor época de su vida.

 

¿Cómo es tu personaje y de qué trata la historia de ‘En tierras salvajes’?

“Mi personaje se llama Isabel Montalbán y es una mujer que se enamora perdidamente de un hombre con el cual decide casarse, sin conocerlo realmente ni conocer a su familia. Llega ya casada a conocer a la familia y vemos que, realmente, pues resultó ser un hombre diferente a como ella pensaba, y los tres hermanos se enamoran de ella (…) El elenco está increíble, cuenta con Diego Olivera, Daniela Romo, César Évora, Cristián de la Fuente, Horacio Pancheri, Ninel Conde y Ximena Córdoba. Es un elenco muy padre, muy fuerte”.

 

¿Qué de tu personaje se parece a ti, a tu personalidad?

“¡Híjole! Yo creo es muy trabajadora y cree en el amor profundamente, pero no sé, siento que es diferente a mí. Como que ella trata de ayudar a muchísima gente, pero ella no se ayuda. Sabes, como que cometió muchos errores. No es un protagónico como de éstos en los que ella es perfecta. No, aquí comete errores (…) le cuesta trabajo tomar decisiones en su vida y enfrentar las situaciones”.

 

Ingresar a este proyecto tan pronto, ¿representó para ti como actriz retos qué enfrentar?

“Como actriz debes aprender a trabajar: Uno, con todo tipo de gente; dos, debes aprender a trabajar en teatro, cine, televisión, doblaje; o sea, tienes que estar abierta a las posibilidades. Y cuando te tocan estos ‘bomberazos’ claro que, personalmente te digo que no es lo más óptimo; primero, porque a mí no me gusta hacer sentir mal a ninguna actriz, entiendo que no es culpa mía, pero por otro lado es una forma de entrar diferente, apresurada, llegas con miedo, no tuviste lectura, no estuviste en el trabajo de mesa que tuvieron los demás, pero eso a mí como actriz me obliga a trabajar 10 veces más, ponerme al corriente con todo lo que han visto: el personaje, platicar con mi productor, director, actores, escritores, y dar no mi 100 (sino) el 200%”.

 

¿Cómo sentiste el llamado para dedicarte a la actuación?

“Desde siempre. Primero, a mí me pasó que decía ‘Yo quiero ser astronauta. Quiero ser doctora. Quiero ser abogada. Quiero ser…’ ¡Todo! Entonces dije, por qué no soy actriz y siendo actriz puedo hacer todo. En esa época, mi familia decía: ‘¿Cómo? Si estás estudiando Publicidad, te estamos pagando tu carrera’. Y yo les decía: ‘Vida sólo hay una. Quiero ser actriz. Confíen en los valores que me han dado, confíen en mi educación, no los voy a defraudar’. En esa época se hablaba de temas muy fuertes y estaba muy satanizado el medio. A mi familia le daba mucho miedo que yo estudiara en un medio que no estuviera padre. Fui estudiando y fui trabajando para que vieran cómo era, y quedaron fascinados. Fui contra todos y lo logré”.

 

¿Ése sería tu consejo para la gente que quiere estudiar Actuación, que no se limiten y no se dejen influir por lo que la gente les dice?

“Muchísima gente te podrá decir que no, que tú no vas para eso; nadie tiene idea de nada. Si tú quieres y es tu pasión, no hay forma humana de que no lo logres. No importa si eres alta, estudiaste donde estudiaste, vivas donde vivas, ese no es el límite, el límite te lo pones tú. Todo se puede, sigue tu instinto, lucha por lo que quieres. Si tienes que sufrir vas a sufrir, pero ese sufrimiento te va a llevar a otro lado, te va a dar más crecimiento. No sé, a cada quien le toca diferente en la vida, pero no existen límites más los que nos ponemos en la mente”.

 

¿Qué sientes cuando ves las primeras telenovelas que hiciste hace ya diez años? ¿Qué te recuerdan?

 

“(…) Hay proyectos que para mí fueron sumamente importantes y me dan mucha alegría, me da melancolía. ‘Las Juanas’ por ejemplo, o ‘Mirada de Mujer’, para mí fueron novelas que marcaron, fueron de mis primeros trabajos y marcaron un momento (…) Donde se sentía como que era muy nueva, me sentía inmadura, pero resolvía las cosas. Me encanta recordar cómo fui en el pasado”.

 

Este año retomaste tu vida laboral después de tu boda. ¿Cómo fue regresar a tu trabajo?

“Yo lo tenía clarísimo. A mí me pasó que, por ejemplo, mientras yo estaba preparando mi boda me ofrecieron proyectos increíbles. Y decía ‘¿¡Qué hago!?’ Siempre me he inclinado mucho para darle prioridad a mi trabajo y a mi vida personal, y si no ‘¿hasta cuándo me voy a ir a mi despedida de soltera? ¿Hasta cuándo me voy a casar?  Y ¿hasta cuándo mi luna de miel?’. Y decidí poner pausa y dije: ‘No, sabes qué, ahorita no voy a trabajar’. Pero me caso y le pido a la vida que me caiga un proyecto increíble para que empiece a trabajar. Y mira, así fue, dije que no a los proyectos, me casé, mi luna de miel, regresé y me ofrecieron este proyecto”.

 

Y además pronto, ¿podrías estrenarte como mamá, no es cierto?

 

“Sí me gustaría muchísimo, creo que Billy (Rovzar) y yo estamos en un momento increíble en nuestra relación. Muero por tener hijos con él, es el mejor papá del mundo, tiene dos hijos que adoro y sí me gustaría. Pero, si es para mí el ser mamá en esta época, que sea lo que Dios quiera y en el momento que quiera. Lo ideal sería embarazarnos en este año”.

 

¿Alguna vez te imaginaste cómo mamá? ¿Sí formaba parte de tu plan de vida?

“Sí, claro. No es que diga que nací para ser mamá, porque apenas me está llegando este rollo de ‘quiero tener un baby’. Como todo, me da incertidumbre, me dan nervios, me da miedo porque llevo 35 años de mi vida viviendo de una forma, y sé que cuando llegue un angelito y esté con nosotros va a cambiar mi vida. No sé cómo vaya a ser, pero sé que cuando llegue va a ser lo mejor que me va a pasar en la vida y voy a saber cómo hacerle”.

 

Feliz en tu matrimonio y feliz en el trabajo. ¿Qué más podrías pedir?

“Me siento una mujer muy realizada. Sobre todo, me siento una mujer que está viviendo su día a día con conciencia. Estoy feliz con mi pareja y vivo ese momento. ¡Es tan increíble lo qué ahorita estoy viviendo! Estoy en un momento de mucho agradecimiento, porque tengo un hombre maravilloso, tengo una relación sana, de crecimiento; con un trabajo que me encanta hacer, con gente increíble; tengo una familia unida, tengo un sobrino maravilloso. Entonces, la verdad son tantas bendiciones que hay en mi vida que no tengo más que agradecimiento. Nunca sabemos qué pueda pasar el día de mañana y quiero que cuando ya no esté en esta vida digan ‘Pero disfrutó impactante. Festejemos su vida’.

 


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario