Leon 17
Artículos
Línea horizontal

Damián Alcázar, compromiso con el talento y la sencillez

Por: Susana Torres / Mario Preciado. 06 de Septiembre de 2017
La cantidad de años que tiene el actor Damián Alcázar es muy similar al número de películas en las que ha participado. Se trata de un actor que ha sorprendido en cada filme por su fuerza interpretativa. En su haber, cuenta con ocho premios Ariel; y su mejor papel, es el que retrate al México real.

 

Damián tiene un cariño especial por la ciudad michoacana de Pátzcuaro, lugar donde vivió su papá y donde conserva entrañables amistades, a quienes visita cada que tiene oportunidad. Precisamente, gracias a un par de amigos, Flor y Patricio, fue como se dio este encuentro entre MAXWELL y el hombre de sencillez peculiar y nulos aires de grandeza.

“Cada uno de mis proyectos implica un desafío nuevo (…) Cada vez que me dicen que soy famoso, digo: ‘Pues qué raro’. Para mí es normal que me salude la gente. A veces con mucha cercanía; me abrazan y me llaman por mi nombre. A veces hasta me dan unas palmadas en la espalda. Yo sé que es evidentemente por mi trabajo”.

Damián es uno de esos actores que prefieren interpretar la realidad de la sociedad mexicana casi como un compromiso, más que simplemente historias que sólo entretengan o diviertan. Es el histrión que más premios Ariel ha recibido (estatuilla que entrega la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas); y, por si fuera poco, es uno de los actores mexicanos que más frecuentemente imparte talleres de Actuación a jóvenes interesados en el arte de interpretar a otros.

Alcázar tiene la satisfacción de que todas las películas en las que ha participado, han sido proyectos que él ha elegido. Para actuar en un filme, el principal requisito es que debe ser una historia que diga algo, que transmita los contenidos que a él le interesan. Un actor de su calibre, incluso, se puede dar el lujo de asesorar y proponer mejoras en las historias cuando trabaja con jóvenes directores; son una veintena de óperas primas en las que ha actuado y le fascina poder proponer.

 

¿Hay algún proyecto de cine, televisión o teatro qué te haya marcado más?

“Veo películas que me encantan; algunas otras, pues, evidentemente no (…) Pero por supuesto, ‘La ley de Herodes’. Prácticamente, todas las que hago con mi querido amigo y director Luis Estrada. Me gustan mucho ‘El Infierno’, ‘La dictadura perfecta’, ‘Un mundo maravilloso’ −que casi no la pudo ver el público−, ‘Bajo California’, ‘Dos crímenes’; me gusta una ecuatoriana que hice, se llama ‘Crónicas’; ‘ una colombiana que se llama ‘García’; además, 'Satanás'; en fin, tengo muchas. Hay una mexicana que casi nadie vio, que se llama ‘Bala mordida’ y me encanta, del joven Diego Muñoz. Y con los maestros, ¡bueno, Cazals! ¡Dios mío me encantaría volver a trabajar con el maestro! Hicimos ‘Las vueltas del citrillo’, ‘Chico Grande’; varias películas que me gustan muchísimo.

 

¿Qué te ha dejado, por ejemplo, trabajar con Luis Estrada?

“Trabajando con él entendí que uno tiene que afrontar la realidad social que vive nuestro pueblo; el mexicano. Y que hay que hablar y sustentar nuestras convicciones, estar muy atento y ser muy reflexivo, hablar de cosas interesantes. Desde ahí dije que, con más razón, no puedo hacer una cosa banal, superficial, solamente por divertimento y para divertimento (…) Tengo que decirle más cosas a la gente, no necesariamente sociales o políticas, pero todas (…) Se está desmoronando esto (la sociedad y Estado mexicanos) y hay que hablarles a las personas de sostenerse, de ser fuertes, de cambiar las cosas, de reflexionar, de no dejarse llevar por lo que te repiten y te repiten constantemente y las hacen verdades. Uno tiene que estar muy atento y enseñarle a los niños y a los jóvenes que se fijen bien, que analicen sus circunstancias. Entonces, el trabajo que yo hago, quiero que participe de esta creación de conciencia social o humana”.

Has actuado en películas mexicanas y en el extranjero, ¿crees qué el cine nacional cada vez está más al nivel de producciones internacionales?

“Por supuesto que está a la par de otras producciones. Hago mucho cine en Latinoamérica y, el talento y los contenidos, creo que son generacionales. Ahora, todos los muchachos y todos los jóvenes están intentando mostrar la vida que les toca y que tienen que solucionar y cambiar; así como nosotros los adultos, y digo ‘adultos’ porque yo ya tengo 64 años (…)”.

 

Hoy existen plataformas de contenidos en streaming, ¿qué tal es trabajar de esa forma? Tú eres, incluso, uno de los pioneros en los proyectos que introdujo Netflix.

“Es maravilloso porque, primero, (en cuanto a) la oferta para la audiencia, tienes posibilidades de ver calidad; las televisoras mexicanas pensaron que simplemente era ganar dinero, entonces invierten muy poco y quieren hacerlo todo rapidísimo y ganar mucho dinero. La televisión mexicana se acabó. Claro, al aparecer estas ventanas formidables, la oferta que hay para la audiencia es extraordinaria. Como audiencia y como actor, ¡uy! Dices: ‘Qué maravilla poder hacer una serie de televisión con contenidos fuertes, con una alta calidad de realización’. Eso es lo que nos merecemos actores y público. Y, los temas, hay que tocarlos todos, absolutamente todos. Algunos se quejan de que ‘Narcos’ se volvió de moda; no, perdón, no se volvió moda, es una realidad espantosa. Y hay que enfrentarla, tratarla e intentar que de verdad se mueva (…) Los temas son formidables y hay que entrarle. Igual, si me invitan a una cosa sonsa, ya sea Netflix, Fox o Sony, por supuesto que no lo hago. Claro qué no”.

Te conocemos como actor, pero, a nivel personal ¿cómo te describes?

“Soy feliz desde que soy papá. Y, los mejores momentos me los paso en el set filmando o con mi hijo. Lo demás, son regalitos de Dios y de la naturaleza. Disfruto todo. También, ya sé que estoy en el camino de regreso; entonces, me detengo a disfrutar, lo mismo un café delicioso que un plato de comida dominicana, un mofongo dominicano (que es un plato tradicional); las playas, mis amistades, la gente, venir aquí a este espacio; tengo muy poco tiempo de conocer a Pato y a Flor y los adoro (…)”.

Entre los proyectos más recientes de Damián Alcázar está su participación en la tercera temporada de ‘Narcos’, producción original de Netflix; así como una película que recientemente filmó en República Dominicana. Además, pronto filmará otra en Tijuana. Y, por si fuera poco, participará en la segunda versión cinematográfica que se hace de la novela ‘Complot Mongol’, esta vez la dirigirá Sebastián del Amo (‘Cantinflas’, 2014). De ahora hasta marzo, Damián Alcázar tiene repleta su agenda de trabajo, y eso mantiene al actor por demás contento.

 

 

 

¿Prefieres hacer cine, teatro, o televisión? “La verdad, cine. Hice mucho teatro hace mucho tiempo, ocho años de teatro todos los días y, en cuanto entré a cine… como la rueda de la fortuna, ¡mejor ni te bajes, sigue y sigue! Estoy muy feliz haciendo mucho cine”.

Finalmente, con tantas satisfacciones que le ha dado su carrera, Damián sólo podría tener una petición especial, y ésa es que el gobierno apoye a las nuevas generaciones que encuentran en el cine una vocación. “Hace un año, al Centro de Capacitación Cinematográfica le quitaron la mitad de su presupuesto. ¡Bueno! En este año, le quitaron la mitad de la mitad. Y los chicos no tienen con qué hacer sus ejercicios (…)”. Damián reconoce que el cine mexicano está viviendo un gran momento y, sobre todo por ello –que en México abunda talento–, es que se debería apoyar en mayor medida a las instituciones que promueven la profesionalización del quehacer fílmico. “Me gusta mucho el cine y lo que implica”.

 

Por: Susana Torres / Mario Preciado.

Fotografía: Bruno Gómez De la Cueva.

Styling: Liverpool Morelia Espacio Las Américas.

Locación: Hotel Portón del Cielo


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario