Leon 17
Artículos
Línea horizontal

El dinero ¿Cómo le explico a mi hijo su valor?

POR: PERLA CAMARENA 27 de Enero de 2015
Éste es un tema del que probablemente se ha escuchado mucho. Para abordarlo de manera adecuada, quisiera empezar por definir algunos conceptos:

Educación: Es el proceso multidireccional mediante el cual se transmiten conocimientos, valores, costumbres y formas de actuar. La educación no sólo se produce a través de la palabra, pues está presente en todas nuestras acciones, sentimientos y actitudes, siendo el ejemplo la manera más poderosa de influir en los niños.

Finanzas: Son las actividades relacionadas con los flujos de capital y dinero entre individuos, empresas o Estados, está relacionado con las transacciones, obtención, gestión  y la administración del dinero. Busca maximizar el rendimiento de los recursos con los que cualquier individuo cuenta.

Una vez definidos estos puntos, debemos hacer del conocimiento de los niños conceptos financieros básicos que ellos puedan ir incorporando a su vida de acuerdo a cuestiones sencillas que los niños conocen como:

  • El cajero automático: Cuántas veces nos pasa que vamos con los niños en la plaza y que nos piden que compremos algo y de manera común le decimos: “No traigo dinero”, y ellos responden: Vamos a sacar dinero al cajero. ¡Es obvio! Los niños observan que vamos al cajero, metemos una tarjeta y, como magia, sale el dinero. ¿Qué hay que hacer? Explicarles a los niños, que el cajero es un medio de disposición del dinero que las personas poseen en un banco, que primero fue necesario generar una fuente de ingreso para obtenerlo y que de lo contrario no sería posible disponer de efectivo del cajero.
  • La tarjeta de crédito: De igual forma que el cajero automático, los niños observan que sin necesidad de traer efectivo, podemos pagar con la tarjeta. La explicación es la misma, la tarjeta de crédito la utilizamos como un medio de pago, con ella, podemos adquirir bienes y servicios y, posteriormente, liquidamos el crédito otorgado por la tarjeta con el dinero que hemos generado con anterioridad.

¿Qué hacer para que a los niños les quede más claro el tema del manejo del dinero?

De una manera muy sencilla, podemos desarrollar los siguientes pasos:

  1. Involucren a los niños en el manejo de los recursos familiares para el fin de semana, definiendo el tipo de actividades que les gusta realizar: ir al cine, ir a comer, el circo, tomar un helado, el boliche, etc.
  2. Cuantifiquen estas actividades.
  3. Platique con sus hijos de cuáles son las fuentes de ingresos que permiten a la familia disponer de estos recursos para  el fin de semana. Ayude a los niños a identificar que existen diferentes niveles de ingresos dependiendo del tipo de actividad económica que se realice, y que entre más cosas queramos hacer los fines de semana, debemos buscar nuevas fuentes de ingresos familiares.
  4.  Motiven a los niños a imaginar actividades económicas que les permitan experimentar por sí mismos la posibilidad de generar sus propios recursos. (No existe negocio pequeño, cualquiera puede llevarles a un gran aprendizaje).

 

También, se le puede determinar una partida de presupuesto personal (mejor conocida como domingo). Es muy importante enseñarles a los niños que siempre deberán separar de esta partida o de los ingresos que ellos mismos generen, por los menos el 10% para ahorro permanente, y que esta cantidad es sagrada y no se toca. Los niños podrán utilizar el resto a lo largo de la semana para comprarse alguna golosina, algún juguetito, etc. Pero siempre haciéndoles ver que la idea, no es gastar por gastar, que si de ese 90% restante logran guardar cada semana un porcentaje, podrán comprarse artículos de más valor, ya que el 10% sagrado, no se toca, nunca deberá convertirse en un ahorro para gastar, de otra forma el ahorro pierde todo sentido.

Con estos conceptos, empezaremos a involucrar a los niños en cuestiones de: Generación de recursos, cuantificación, administración y ahorro.

Como mencionamos en un principio, la mejor forma de educar, es con el ejemplo. Platiquemos y compartamos con nuestros hijos información sobre nuestros  planes de ahorro y protección  en los que estamos trabajando y su objetivo. Puede ser un plan de ahorro y protección para su educación, un plan de ahorro y protección para un proyecto financiero específico, un plan personal de retiro, etc. Si no lo tenemos,  ¿cómo ponemos el ejemplo? Si nosotros no ahorramos ni el 10% de nuestro ingreso, ¿cómo les vamos a pedir a ellos que lo hagan? Si no tenemos una meta  financiera, ¿cómo vamos a ayudarlos a ellos a definir sus propias metas? Si no tienes un plan de ahorro o es muy pobre, ES MOMENTO DE EMPEZAR.

Finalmente, es muy importante cuidar las palabras que utilizamos con nuestros hijos, buscando que el mensaje siempre sea a favor de la abundancia y no de escasez. En vez de decir: “No tengo dinero” o  “ni lo sueñes, está muy caro, no podemos comprarlo”, podemos responder: “Qué ideas se te ocurren para que sí podamos comprarlo, qué negocio nuevo vamos a hacer”, y con estas palabras los invitamos a que desarrollen ideas que les permitan generar a ellos, a su nivel, sus propios ingresos.

 

C.P. PERLA CAMARENA JIMÉNEZ

ASESOR FINANCIERO PROFESIONAL

“En tu planeación financiera, permítenos a los expertos proteger tu patrimonio”.


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario