Leon 17
Artículos
Línea horizontal

Mundo Cuervo

Tequila, Espíritu de México
Por: Mario Preciado | Fotografía: Gerardo Fabre “El Biut”. 10 de Febrero de 2016
Apenas 60 kilómetros nos separan de Tequila, Jal.; partimos desde Guadalajara en el tren José Cuervo Express. Trescientos setenta pasajeros sentados cómodamente en siete vagones, se disponen a comenzar la travesía hacia el Pueblo Mágico que da nombre a la bebida que tiene dignidad y gloria: el tequila.

Marco nos da el recibimiento abordo, él es quien desde hace un año supervisa este recorrido que parte desde la Estación de Ferrocarriles de Guadalajara, todos los sábados a las 9:00 de la mañana. Ya en el tren y durante una hora y 45 minutos de trayecto, degustamos ricos antojitos mexicanos y cócteles hechos a base del destilado, todo esto enmarcado por el paisaje agavero –Patrimonio Cultural de la Humanidad– y el volcán de Tequila.

Turistas de todo México y demás países, acuden a vivir con entusiasmo esta experiencia que envuelve toda la tradición de la marca José Cuervo, justo al sitio donde se cultiva y fabrica la bebida que es ya identidad de nosotros; una experiencia única a través de los sentidos. Y es que José Cuervo ha hecho la tradición parte de nuestro presente; con más de 250 años de historia como empresa, ha recogido en esta tierra el orgullo que merece el destilado de agave azul.

Ya en Tequila, nos adentramos a La Rojeña, la destilería más antigua de América Latina cuyo origen se remonta a 1758 y que actualmente produce 50 mil litros de tequila diarios. Ahí, Gaby –quien se toma muy en serio el término ‘hospitalidad’– nos dirige amablemente por toda la fábrica, nos explica el proceso de destilación y nos lleva a conocer la legendaria cava subterránea, donde se añeja el mejor tequila de la casa: Reserva de la Familia.

Antes de acabar el día, seguimos recorriendo las calles empedradas de este bello rincón de Jalisco para luego dirigirnos a la Hacienda El Centenario, donde Gaby nos da a conocer este nuevo proyecto de la familia Cuervo: un centro internacional de eventos empresariales y sociales de 7,000 m2 y capacidad para 3,500 personas, vestido colonialmente y que cuenta con salones, terrazas y jardines en donde además, se alberga una colección especial de esculturas de Leonora Carrington.

Nuestro primer día en Tequila no podía terminar mejor que hospedados en el nuevo Hotel Solar de las Ánimas, también de la familia Cuervo. Con 93 habitaciones equipadas con amenidades y servicios para el gran turismo, el hotel da muestra de la calidad y calidez que hay acerca de la marca, la cual se ha esforzado exitosamente en crear en este hotel un entorno de confort y lujo sin pretensiones.

Nuestra visita terminó al día siguiente, justo donde se fecunda todo el proceso tequilero: en el campo. Gaby nos llevó hasta el campo agavero Buenos Aires, donde conocimos a Ismael, quien ha trabajado como jimador profesional para José Cuervo desde hace 50 años y quien nos explicó las técnicas de su oficio.

Nuestros dos días de visita en la Cuna del Tequila, bastaron para conocer los esfuerzos que ha hecho José Cuervo en posicionar Tequila, Jal., como un destino internacional. Con el desarrollo de distintos productos y servicios turísticos han logrado llevar la tradición a nuestro presente, y a futuro seguir dignificando la bebida mexicana por excelencia; una bebida con espíritu, toda una experiencia.


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario