Leon 17
Artículos
Línea horizontal

NEYK

Experiencia de lujo subacuática
Por: Emmanuelle Elías López | Fotografía: Especiales 18 de Septiembre de 2017

Imagina que el significado de ir de vacaciones al mar sea tan literal como sumergirte en él y poder admirar esos paisajes ocultos a los ojos terrenales de la gran mayoría; sin duda, las vacaciones con champaña sobre la cubierta de un yate, van a ser cosa secundaria. Ocean Submarine, Rolls Royce, MTU y Bosch, colaboraron para la creación del NEYK: un submarino de lujo fabricado en acero de alto rendimiento, con un diseño optimizado por la NASA. El submarino NEYK ofrecerá, según sus creadores, un grado sin precedentes de lujo y personalización; podrá acelerar 15 nudos y tendrá la capacidad de llevar a 20 pasajeros.

Gracias a Hollywood, cuando pensamos en un submarino, lo relacionamos con tubos y fierros; sin embargo, el NEYK no es nada más que un sinónimo de exclusividad, idea opuesta a lo que nos transmitió la capital del Séptimo Arte. Ocho años de investigación y desarrollo por parte de Ocean Submarine, han dado como resultado un vehículo pensado en viajar de forma cómoda, sumergiéndose hasta 500 metros y con la posibilidad de admirar un mundo poco conocido.

El área de la ‘nariz’ de este innovador medio de transporte, fue ideado para presenciar un espectáculo a 270 grados de paisaje acuático. Su interior ofrece un bar para que el viaje sea completamente placentero y, si lo tuyo no es observar tanto tiempo el agua, también cuenta con una biblioteca. Al igual que una cabina lujosa de un avión, el NEYK cuenta con aire acondicionado, calefacción, asientos forrados en piel, materiales exquisitos para que tu estadía y la de tus invitados sea siempre una experiencia de primer nivel.

Con una alta resistencia a los golpes y un nivel de ruido bajo, el NEYK cuenta también con un ‘tren de aterrizaje’ para que lo puedas ‘estacionar’ en la playa. Los materiales pueden ser tan fantásticos como exuberantes, según sea tu decisión. Y aunque aún no se habla del costo, ya que todavía no se construye, admirar la profundidad del mar y su biodiversidad es algo que sólo algunos pueden regalarse.


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario