Leon 17
Artículos
Línea horizontal

Nuevos espectros de sabor

Placer y distinción con denominación de origen.
Texto y fotografía: Cortesía de las marcas 06 de Octubre de 2017

The Botanist, el primer y único dry gin artesanal de Islay (Escocia), llegó a México recientemente. Producido por Bruichladdich –firma con 200 años de historia–, siempre ha buscado romper paradigmas. Lo conforman ingredientes clásicos como manzanilla, hierbabuena o toronjil, así como 22 hierbas locales que la amplia tradición recolectora de los habitantes de Islay ha reconocido como fuente de sabores y aromas únicos, tales como el cardo, el saúco, el galio o el espino blanco, las cuales son plantas autóctonas de la propia isla. Con un color cristalino y destellos platinados, las sutiles notas de hierbas y flores de verano, enebro, cilantro con matices de anís, cáscaras de limón y naranja que conforman The Botanist, cautivan desde el primer momento. En boca, su sabor es intenso y suave; fresco al entrar, se puede sentir la calidez y pureza con notas cítricas y terrosas al llegar a la parte trasera del paladar. Es, sin duda, una experiencia única en su tipo para todos los amantes del gin.

 

Tequila Volcán De Mi Tierra es un delicado viaje a los orígenes. Producido por la familia Gallardo y con participación de Moët Hennessy, esta nueva etiqueta rinde tributo al terroir único con dos expresiones (Blanco y Cristalino), los cuales son auténticos en nombre y sabor. La destilería Volcán De Mi Tierra se ubica en la zona baja del volcán de Tequila, sobre las faldas donde 100% agave azul es cultivado para después producir las dos presentaciones. Volcán De Mi Tierra Blanco presenta un espectro de sabor sobrio y herbáceo proveniente de los agaves de las tierras bajas mezclado con delicadeza, cítricos y notas florales de los Altos; el Blanco puede ser disfrutado mezclado en un cóctel o servido puro. Volcán De Mi Tierra Cristalino es un añejo, añejado durante varios meses dentro de barricas con acabados diferentes y con un color extraído de éstos. El que sea un líquido cristalino y por tanto su sabor, ofrecen una profundidad increíble, riqueza y complejidad de un tequila añejo, que mejor se disfruta solo o sobre hielo.


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario