Leon 17
Artículos
Línea horizontal

Zacatecas

Un tesoro colonial, un destino obligado
Texto y fotografía: Gerardo Fabre “El Biut” 04 de Marzo de 2015
Después de un viaje por carretera relativamente corto desde la ciudad de León, llegué a la hermosa ciudad de Zacatecas. Inicié inmediatamente mi recorrido por los lugares más importantes y bonitos de esta ciudad, comenzando por la cima del Cerro de la Bufa, donde se pueden apreciar vistas espectaculares de toda la ciudad y tomar fotos a la estatua de Francisco Villa sobre su caballo.

De ahí me dirigí a tomar el famoso teleférico, en el cual puedes observar desde las alturas buena parte de esta ciudad y su casco antiguo; es uno de los principales atractivos turísticos de Zacatecas y casi una experiencia obligada para todo visitante. Posteriormente, fui al Centro Histórico, donde se encuentran la Catedral y el Palacio de Gobierno, pero lo que más llamó mi atención fueron las iglesias con estilos muy diferentes cada una, predominando el estilo barroco.

Zacatecas fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993, sus bellas construcciones religiosas y civiles, historia, armonía de sus calles y múltiples festivales culturales, son tan sólo algunos de los motivos que nos hacen querer visitarla, a mexicanos y extranjeros.

Durante mi visita, lo mejor estaría por llegar al momento de caer la noche e iluminarse gran parte del Centro Histórico. Quedé impactado. Es muy emocionante ver cómo luce esta ciudad con la iluminación nocturna que confirma lo limpia y cuidada que es Zacatecas.

Fui a conocer el famoso Hotel Quinta Real, muy cerca del Centro. Este hotel fue construido dentro de una plaza de toros. Por las noches la iluminación de este sitio también es espectacular y se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Zacatecas.

Al día siguiente, muy temprano, me dirigí con un guía especializado de la Secretaría de Turismo del Estado de Zacatecas al pueblo mágico de Jerez de García Salinas, ubicado a menos de una hora de camino. El pueblito todavía conserva sus construcciones originales y antiguas, ahí tuve la oportunidad de ver un espectáculo del grupo de danza folclórica de ese pueblo mágico en su famoso Teatro Hinojosa, con un estilo y espíritu muy propios.

Posteriormente, tomamos la carretera hacia la Sierra de Cardos, y entre más nos adentrábamos más quedaba impactado de ver la gran cantidad de formaciones geológicas irregulares. No podía creer lo que estaba viendo, nunca imaginé que hubiera algo así en esta región de nuestro país. Ahí se rentan cabañas y se practican deportes extremos, principalmente en el verano.


Finalmente, regresé a la ciudad de Zacatecas a descansar para partir el siguiente día a mi nuevo destino: Pachuca, en el estado de Hidalgo, del cual te platicaré próximamente.


Artículos destacados

Buen vivir
 Deja un comentario